¿Sabías que...?

1. Los videojuegos, ¿por qué nos enganchan?

Los videojuegos estimulan los circuitos del aprendizaje, y el cerebro humano está diseñado para segregar neurotransmisores, como la dopamina, para recompensarnos cuando aprendemos algo. Cuando juegas a un videojuego que ejercita tu mente resolviendo o previniendo problemas: el cerebro te recompensa con dopamina” y eso te hace sentir bien y querer repetirlo.

Cuanto más aprendizaje conlleve el juego, cuantas más decisiones hayas de tomar y más rápidamente, más ejercitas el cerebro, más estimulante resulta y más engancha.

La mayor o menor adicción que provoca un videojuego también tiene que ver con cómo escalona las recompensas y las correspondientes frustraciones. Los juegos no atrapan por diversión, sino por su estructura, porque te plantean hacer determinadas cosas que son asequibles pero que a la vez entrañan ciertas complicaciones, y cada vez que fallas o ves que puedes mejorar y hacerlo más rápido se crea un desequilibrio que buscas equilibrar rápidamente, jugando de nuevo. Lo de menos es el contenido o la historia que plantea el juego, lo que motiva es esa recreación de una situación controlable, manejable, donde además obtiene un beneficio secundario, colateral, que es que deja de pensar en sus problemas porque se evade.”

Además cuanto más atención te exige el juego, menos atención prestas a otras cosas, te evades y no tienes percepción de que pasa el tiempo, y por eso puedes estar horas y horas jugando porque el sistema de refuerzos y castigos del juego te hace sentir bien, va activando tu mecanismo de recompensa.

2. ¿Cuál es la diferencia entre uso y abuso en los videojuegos?

"La diferencia entre un elevado entusiasmo saludable y una adicción es que el entusiasmo saludable aporta algo a la vida, en vez de restarle."

La diferencia entre la simple afición, más o menos intensa, y un auténtico nivel de adicción, se establece cuando el juego online es causante de un verdadero deterioro en la vida del afectado, llegando al punto de sacrificar sus relaciones personales o desatender en extremo sus responsabilidades por dedicar un nivel insano de sus energías a esta actividad (Sara E. Allison, Lisa von Wahlde, Tamra Shockley, Glen O. Gabbard). Se trata pues de una distribución de prioridades completamente alterada, que no hace sino crecer hasta llegar a niveles insostenibles para la persona y quienes le rodean.

3. Curiosidad

curiosidad

En China los menores solo pueden jugar 3 horas al día a un juego Online: El gobierno chino, empeñado en su lucha contra la adicción a los videojuegos, ha publicado un decreto que limita a tres horas diarias el uso de juegos online para los menores de edad. Recordemos que ya han muerto varios chinos por jugar muchas horas seguidas, incluso días, a algún videojuego online. Los operadores de los juegos online deberán aplicar la medida, que castigará a los jugadores que incumplan la restricción. El sistema que utilizarán será mediante créditos. Sí un menor supera las tres horas del día, se le restarán la mitad de sus créditos. Y si supera las cinco horas en un día, los perderá todos. Para que el estado puedo tener constancia del sistema de créditos, se obligará a todos los jugadores a registrarse online con sus carnets de identidad para comprobar su edad.

piensamaspie